Gonzalo Fuentes, gerente TPC: “Esperamos dentro de los próximos 3 meses ya tener la propuesta de infraestructura definida”

Abr 19, 2017 | Noticias

Por: Daniela Guajardo
fotografía: Andréa Cantillanes

El nuevo timonel del puerto de Coquimbo habla sobre el proyecto de modernización que buscará agregar dos muelles de penetración o finger pier a la terminal, lo que les permitiría aumentar el calado para buques conteineros y mejorar su capacidad operativa, ampliándola durante todo el año. Asegura que las tratativas van por buen camino
El pasado 10 de enero asumió como gerente general de Terminal Puerto de Coquimbo (TPC) Gonzalo Fuentes, quien llega con una experiencia de 8 años en la empresa Ultramar, controladora del recinto. Partió en Santiago como subgerente de ventas, después se fue como gerente de la segunda región y los últimos 3 años y medio se desempeñó en Valparaíso, como gerente de la zona centro, viendo el negocio de agenciamiento portuario, logística y agenciamiento documental, desde Talcahuano hasta Coquimbo.

Por ello, dice, le ha resultado fácil adaptarse a la dinámica de la terminal, toda vez que mantenía regular contacto.

Fuentes llega con dos grandes desafíos. Retomar las cifras record de transferencia de carga a la que había llegado TPC entre el 2012 y el 2015, que se vio truncada luego del tsunami del 16S y que le significó perder un 45% de su capacidad operativa. El movimiento, eso sí, ya se ha recuperado en parte esta temporada, con la reapertura en diciembre del muelle de atraque 2, que había resultado seriamente dañado.

Pero tras sufrir este infortunio, TPC decidió ir más allá de su proyecto inicial y realizar una nueva propuesta, que involucra incrementar la inversión en iniciativas que vayan en pos de aumentar aún más su productividad. Entre los aspectos más importantes, está la idea de construir un muelle de penetración (Finger pier), lo que le permitiría agregar un tercer y cuarto muelle de atraque. La importancia de esto que con ello se aumentaría el calado de los actuales 9,5 metros a 15 metros, posibilitando la llegada de buques contenedores. Estos tendrían una frecuencia semanal o quincenal. Esta medida daría continuidad al funcionamiento del recinto durante todo el año, permitiendo asegurar también las labores de los trabajadores portuarios.

Para ello, dice que la firma ha estado trabajando codo a codo con la Empresa Portuaria Puerto de Coquimbo (EPCO) y asegura que las tratativas van por buen camino. Al respecto, indica, podría haber novedades en los próximos 3 meses.

Usted llega a un puerto que en septiembre de 2015 había sufrido daños importantes tras el tsunami, perdiendo el 45% de su capacidad operativa. ¿Cómo lo ve ahora?

“A mí me tocó ver en primera persona los daños, porque la oficina de Ultramar, que está cruzando la calle, también la perdimos completa y me llamó la atención lo rápido y lo ágil que fue TPC en ponerse de pie. A una semana ya estaban completamente organizados y con un plan de trabajo para volver a recuperar la capacidad productiva”.

Hubo un trabajo arduo ahí…

“Si a eso se le suma que íbamos con una productividad bastante alta y luego del tsunami todo se fue, volver a retomar la productividad en un año y 3 meses al 100% es un tremendo logro. Ha habido quizás algunas variables externas que han afectado la continuidad del puerto, pero nosotros estamos trabajando expectantes, con ganas como siempre y la EPCO para ello ha sido un pilar fundamental, están muy comprometidos con nosotros y con el proyecto”.

En diciembre del año pasado volvió a operar el muelle 2 tras resultar seriamente dañado. ¿Eso le ha permitido al puerto retomar sus funciones normales?

“En octubre del año pasado ya habían inaugurado el terminal de pasajeros para luego tener los sitios 1 y 2 100% operativos y poder enfrentar la temporada de la fruta de forma exitosa. Fue una operación bastante buena, un poco más bajo, eso sí, que el año antepasado. En la temporada 2014-2015 llegamos a 33 naves, que movilizaron 92.839 toneladas, mientras que en la actual llegamos a 18 naves, totalizando 59.595 toneladas”.

¿Cuáles fueron las razones?

“Los motivos son bastante conocidos. Los cambios climáticos que sufrimos en Chile, Perú que entró con más agresividad y además que Estados Unidos tuvo un consumo más doméstico, es decir, consumió la producción norteamericana en vez de importar. Esas tres variables fueron las que gatillaron una temporada de fruta un poco más discreta, pero nosotros quedamos muy contentos porque nuestros clientes vieron un puerto ágil, que cumplió su palabra y además pudimos darle trabajo a la gente, que es algo que a nosotros nos preocupa bastante”.

PROYECTO DE AMPLIACIÓN

Tras la destrucción por el tsunami, surge la propuesta de cambiar el proyecto inicial e incluso agregarle un finger pier, para lo cual existían tratativas con la EPCO. ¿Cómo avanzan? ¿Qué tan factible es concretarlo?

“El trabajo del puerto y el nuestro como ejecutivos es buscar la mejor solución portuaria para la región. Nosotros somos el puerto de Coquimbo y tenemos un compromiso de acercar las industrias locales al mundo”.

“Estamos hoy día trabajando fuertemente con la EPCO para buscar la mejor configuración portuaria y que permita atender diferentes industrias. Hoy estamos con una vocación multipropósito, la que queremos defender y junto a EPCO estamos seguros que vamos a llegar a un buen puerto y a encontrar la mejor propuesta para satisfacer la demanda local”.

Pero ¿Hay un plazo ya definido? ¿Cómo va a operar esta inversión?

“En términos de inversiones los montos son bien parecidos a los del muelle mecanizado y nosotros esperamos dentro de los próximos 3 meses ya tener la propuesta de infraestructura definida, pero la verdad es que muchos más detalles no puedo entregar, porque son conversaciones entre las dos empresas y que preferimos mantener herméticas para no generar falsas expectativas en el mercado”.

Pero sí incluiría mayor capacidad de operatividad…

“Nosotros seríamos capaces de poder transferir graneles minerales, carga de proyectos, fruta y contenedores. Por lo tanto sí se puede indicar que sería un muelle multipropósito y, al ser así, en esta industria el finger pier es la mejor solución, pero detalles más técnicos podremos darlos a conocer en un par de semanas”.

Pero ¿si existe la alternativa cierta entonces de que se pueda contar con un finger pier?

“Sí, porque es un muelle de penetración. Eso fue lo que mostró el intendente en la Fiesta del Sol en San Juan, aunque nosotros fuimos bastante más cautelosos, porque no quiero generar falsas expectativas en el mercado con respecto a las dimensiones”.

Eso va a requerir un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) nuevo…

“Si, es un Estudio de Impacto Ambiental nuevo”

¿Y eso se está preparando ya?

“Ya estamos trabajando en las primeras métricas, ya empezamos con las primeras actividades asociadas al EIA”.

En base a esto ¿En qué plazo podremos ya tener una respuesta definitiva a este proyecto?

“Con respecto al EIA, ni nosotros tenemos claros los tiempos, porque para construirlo hay un montón de métricas que uno tiene que levantar. Todavía estamos en proceso de levantar esta información, entonces sería muy aventurado de mi parte decir que en 12 meses más o en 5 meses más vamos a estar ingresando un EIA al sistema de evaluación. Lo que sí puedo decir es que ya estamos trabajando en las primeras métricas”

En el proyecto inicial se hablaba de 90 millones de dólares de inversión. ¿Cómo varía esta cifra con las posibles nuevas obras?

“La inversión del proyecto alternativo vendría siendo bien parecido en términos de montos. Es bueno indicar que nosotros ya hemos hecho varias inversiones, hemos invertido casi 15 millones de dólares como empresa. Compramos un muelle mecanizado, que era lo más crítico en el proyecto anterior. Ese muelle hoy día está en Mejillones y estamos viendo que vamos a hacer con él. Además hicimos 2 estudios de Impacto ambiental y un montón de estudios de ingeniería asociados al muelle mecanizado. Entonces, ahí ya hubo un monto de plata más o menos importante y las inversiones nuevas vendrían siendo números muy parecidos, entre 85 y 90 millones de dólares”

Eso adicional a los 15 que menciona…

“Claro, exactamente”

En materia operativa. ¿Cómo cambia el funcionamiento del puerto con dos muelles de penetración adicionales?

“Nosotros con esta nueva inversión estaríamos en capacidad de poder recibir buques conteineros, buques de línea, idealmente servicios regulares que podrían ser semanales o quincenales y eso le daría una estabilidad al trabajador portuario. Estaríamos recibiendo carga de importación y exportación de manera local, en vez de recibirlas por Valparaíso, San Antonio o Antofagasta. Entonces, nos daría buques regulares de contenedores y seríamos una alternativa real para toda la carga de proyectos de la zona, pudiendo abastecer en logística de importación a las compañías mineras que están en la zona de influencia de Coquimbo”.

Esto posibilitaría terminar con esta estacionalidad que se le criticaba al puerto, que solo operaba en una temporada…

“Ese es un desafío que nosotros tenemos que enfrentar. Hoy el trabajador portuario trabaja mucho durante el verano y después la actividad decae en comparación con el verano de manera importante, lo que a nosotros nos pone un tremendo desafío, porque necesitamos una masa crítica portuaria relevante, cosa de asegurar un servicio estandarizado y muy enfocado en la seguridad en el puerto”.

En conclusión, este proyecto va a avanzando por muy buen camino entonces, no es que estén trabadas las conversaciones…

“Todo lo contrario, la relación con EPCO es muy fluida, lo mismo con la autoridad marítima y con el resto de los actores de la zona. El intendente ha sido de mucho apoyo, el alcalde lo mismo. Estamos en un muy buen pie, trabajando fuerte con la EPCO y esperamos tener noticias y poder contarle a la comunidad del nuevo proyecto dentro de las próximas semanas”.

¿Eso va a involucrar contractualmente los 10 años adicionales de concesión?

“La concesión es por 20 años y luego se definen diferentes obras opcionales para poder extenderlo por 10 años más y eso es algo que seguramente va a estar incorporado en el contrato”.

Entonces tendremos noticias las próximas semanas…

“Si dios quiere, si”.

MIRANDO HACIA SAN JUAN

Usted estuvo hace algunas semanas en San Juan ¿Cómo ve el intercambio con esta zona, donde el puerto es fundamental considerando las expectativas que tienen de poder salir al Pacífico?

“Estuvimos en San Juan invitados por el intendente, presentamos el proyecto en términos generales y el mensaje que les dimos fue que TPC es el puerto de San Juan. Nosotros somos una alternativa logística viable, estamos 500 kilómetros más cerca que la opción actual portuaria de toda la zona influencia de San Juan y les dijimos que íbamos a tener la infraestructura lista cuando el túnel estuviera construido. El trabajo de ahora es generar lazos con la empresa y la comunidad sanjuanina, cosa de que nos vean como una alternativa viable y confiable, porque nuestro objetivo es ser un socio en quien confiar para ellos y en eso estamos trabajando”.

El ejecutivo señala que mantienen altas expectativas de lo que será la modernización del puerto y que mantienen el compromiso “de acercar las industrias locales al mundo”.

Fuentes señala que han dado una señal potente al otro lado de la cordillera asegurando que Coquimbo es el puerto de San Juan y que el compromiso es culminar las obras de modernización antes que se termine la construcción del túnel Agua Negra.

Terminal Puerto Coquimbo

Un terminal multiproposito, capaz de fomentar el turismo de cruceros, generar oportunidades de empleos y desarrollo para la región.

         

Contacto


Av. Costanera 600, Coquimbo, Chile
contacto@tpc.cl
+56 512 339700